Entrevista con Pascal Lespinasse, residente del distrito 18 de París

Publié le 22 novembre 2010 - par
Share

Pascal Lespinasse vivió durante varios años en el barrio de Barbès (distrito 18 de París). Él trabaja aquí. Él es partidario del Partido Socialista..

Riposte Laïque: Desde hace varios años, los musulmanes rezan todos los viernes en dos lugares diferentes del distrito 18, en la calle. ¿Puede usted explicar a nuestros lectores cuando comenzó este fenómeno, y donde está hoy?

Pascal Lespinasse: Se inició hace más de 10 años. Al principio, los musulmanes eran pocos, y estos encuentros podrían haberse evitado fácilmente, pero, como todo lo que sucede en el barrio, salimos de la situación cuando empeoraba. Ahora todos los viernes durante dos horas, parte de la calle Myrha y Léon Street, por una parte, y la calle Polonceau, la calle Poissonniers y parte del boulevard Barbès, en cambio, se utilizan por sus oraciones por los musulmanes, que son cada vez más numerosos en los últimos años.

La calle Léon durante la oración ilegal de los musulmanes.

Riposte Laïque: ¿Cómo hacen los musulmanes para orar en la calle, en el suelo, mientras que la calzada está reservada para vehículos?

Pascal Lespinasse: Ellos colocan barreras, alrededor de una hora antes del comienzo de la oración, cerca de 13 horas para cerrar las calles al tráfico, obligando a desviarse hasta el final de su oración, utilizan elementos de obras en construcción.

Riposte Laïque: De acuerdo con usted cuántos musulmanes rezan en la calle, en cada uno de estos dos lugares, todos los viernes?

Pascal Lespinasse: Aproximadamente 500 a 600 en la calle y la calle León y Myrha 600 y 700 en la calle Polonceau, la calle Poissonniers y Boulevard Barbès.

Riposte Laïque: ¿Cómo se visten para la oración en las calles del barrio?

Pascal Lespinasse: Entre las mujeres que rezan en el interior de las mezquitas, que se pasa desde el burka hasta el uso del velol. Los hombres están en chilaba o negro o gris con pantalón blanco barbas, ocultaban sus rostros, con bufandas o keffiyehs en la cabeza, y rezan con frecuencia sobre los cartones que llenan de bocadillos .

Riposte Laïque: ¿Cómo hacen los lugareños como reaccionan ante esta situación?

Pascal Lespinasse: Las opiniones están divididas. Los recién llegados a encuentran este espectáculo exótico. Los buenos socialista feligreses se quejan de que los musulmanes no tienen suficiente espacio para orar, pero no les prestan su iglesia.. Por último, hay quienes viven en una de estas calles que se utilizan para la oración, y que no pueden entrar o salir de casa durante dos horas todos los viernes – ellos están organizados, y trabajan para la resistencia.

Riposte Laïque: ¿Te refieres a que los musulmanes impiden cualquier paso de peatones en las calles durante la oración?

Pascal Lespinasse: Si.

Riposte Laïque: ¿Ha sido testigo de actos de intimidación perpetrados por los musulmanes contra los transeúntes? En caso afirmativo, bajo qué circunstancias, contra quién y por qué razones?

Pascal Lespinasse: Cuando las mujeres estan sin velo – no se atreven a tratar de pasar por estas calles durante la oración, porque las empujan bruscamente. Recientemente, una amiga me comentó que había sido empujada y casi volteada en la calle, cuando trató de volver a su casa, en la calle Affre.

(Nota: la calle Affre domina la parte de la calle Myrha que es utilizado por los musulmanes durante sus oraciones)

Riposte Laïque: Nadie protestó ante la vista de las mujeres físicamente intimidadas cuando lo único que quieren es transitar en estas calles?

Pascal Lespinasse: No los que oran, de todos modos, porque es contrario al Corán que una mujer está presente en ese momento, y además, como lo son en mayoría abrumadora, ¿cómo protestar? Esta es la olla de barro frente a la olla de hierro…

Riposte Laïque: ¿Usted se ha quejado personalmente con el alcalde o el cuartel de la policía para que resuelva este problema? O personas que usted conoce han hecho estos pasos?

Pascal Lespinasse: Sí, se han hecho y la respuesta ha sido siempre la misma venga de donde venga, el temor a disturbios si se prohibe la oración en las calles.

Riposte Laïque: Usted dice que las autoridades temían que habrá disturbios.. ¿Hay un aumento de la inseguridad en la zona a causa de estas reuniones de los musulmanes en las calles?

Pascal Lespinasse: No hay aumento de la inseguridad, que está presente durante al menos 5 años. Algunos de los que vienen a rezar no son los niños del coro, aunque a veces los niños son de 14, 15, 16, y se renuevan periódicamente.

Riposte Laïque: Usted dice que algunos musulmanes rezando en la calle no son os niños del coro. ¿Puedes aclararlo ?

Pascal Lespinasse: Los traficantes de drogas y matones de la escuela fuera del distrito vienen a rezar, antes de regresar a su negocio, después de la oración vuellven a ellos. Además, muchos drogadictos vienen y se quedan detrás de los que oran, y esperan el final de la oración para que el tráfico comience de nuevo.

Riposte Laïque: ¿Desearía que se construya rápidamente una nueva mezquita, para poner fin a la situación actual?

Pascal Lespinasse: A priori, si se puede resolver la ocupación ilegal de la calle, sí.. En principio, siendo profundamente laico y republicano, no, sobre todo porque no creo que esto va a resolver el problema. De hecho, muchos de los que en la calle oran lo hacen para demostrar que no pertenecen a nuestra comunidad y si no podemos verlos rezar en público, no tienen ningún interés en pertenecer a ella. Además, estas personas no tienen conocimiento del Islam o el Corán, el rezo se hace en árabe, mientras que muchos de ellos nacieron en Francia y no sconocen ese idioma.

Riposte Laïque: Usted dice que el sermón es en árabe. Pero, ¿cómo lo sabes? Este sermón no se realiza en el interior de cada una de estas mezquitas?

Pascal Lespinasse: Hay altavoces que escuchamos desde lugares diferentes, en función del viento.

Riposte Laïque: ¿Te refieres a los líderes de lugar de las dos mezquitas, estan en las afueras con sus altavoces desde la mezquita para que la oración se difunda en la calle?

Pascal Lespinasse: Los altavoces se colocan en la calle antes de entrar en la mezquita, hacia el exterior.

La calle Polonceau durante la oración ilegal de los musulmanes.

Riposte Laïque: Desde que vive allí, ¿cómo describiría la evolución de este barrio?

Pascal Lespinasse: El reclutamiento islámico está cada vez más importante, las escuelas coránicas, en el barrio son encargadas del lavado de cerebro, y desde que se puso una ley que prohíbe el chador, vemos más y más mujeres y niñas con un velo en la cabeza. Una cabina de venta de estos pañuelos para la cabeza, se inauguró en el mercado de Barbès.

Riposte Laïque: ¿Las escuelas coránicas que usted menciona son oficiales o clandestinas? ¿Cuántas hay en el vecindario?

Pascal Lespinasse: Hay cerca de una docena, que tienen l’estado de asociaciones, y son reconocidos oficialmente por las autoridades que funcionan como escuelas coranicas.

Riposte Laïque: ¿Cómo es que usted sabe de la existencia de esas escuelas, ya que no es musulmán?

Pascal Lespinasse: Ellos no lo ocultan y tienen un cartel en su puerta.

Riposte Laïque: ¿Quién asiste a esas escuelas?

Pascal Lespinasse: Los niños del barrio y zonas aledañas el miércoles y el domingo.. A menudo les veo en la tarde del miércoles y la mañana del domingo, como antes para el catecismo, pero se destaca más porque las niñas llevan la cabeza cubierta, y los niños, chilabas.

Riposte Laïque: ¿Sabe usted si, además de las dos mezquitas, hay salas de oración clandestinas en el barrio?

Pascal Lespinasse: Hay una en la calle Affre, pero no sé si podemos decir que es ilegal porque todo el mundo lo sabe.

Riposte Laïque: Usted habla sobre recrutamiento islámico. ¿Cómo se lleva a cabo? ¿Ves a los musulmanes hacer proselitismo?

Pascal Lespinasse: Durante el Ramadán, los barbudos están muy presentes en la zona, y ofrecen la Shorba.

(Nota: sopa de verduras adornado con albóndigas, de Argelia )

Riposte Laïque: ¿Cuáles son las consecuencias en su vida, de esta evolución?

Pascal Lespinasse: Es opresivo, uno tiene la impresión de ser considerado un extranjero. Por ejemplo, durante el Ramadán, no nos atrevemos a comer en la calle por temor aser mal vistos.

Riposte Laïque: ¿Ha sido víctima o testigo de criticas o intimidación, al comer o beber en la calle durante el período de Ramadán? O conoce a alguien en el barrio que hayan sido víctimas o testigos?

Pascal Lespinasse: He sido mal mirado, porque me comí un croissant en la calle, pero esto ocurre con más frecuencia por personas procedentes del norte de África o del tipo negro. Sé que han tenido amenazas, especialmente las mujeres. Tengo un amigo cuyo hijo ha sido reprendido por los musulmanes debido a que pasaba en la calle fumando un cigarrillo en el momento de la oración.

Riposte Laïque: ¿Cuál es el impacto para las empresas en el barrio, las calles bloqueadas todos los viernes durante dos horas?

Pascal Lespinasse: Los islamistas quieren que todos estos comercios de la calle cierren cerca de las oraciones. Algunos comerciantes lo hacen, otros se resisten a pesar de los insultos a los que son sometidos por los islamistas.

Riposte Laïque: Gracias por tu testimonio, y buena suerte, porque tiene gran necesidad de ella !

Propos recueillis par Maxime Lépante

Texto traducido por el sitio español « Nueva Europa – Nueva Eurabia », a quien agradecemos mucho:

http://yahel.wordpress.com/2009/11/01/paris-ocupado-por-los-islamistas-y-el-gobierno-de-sarkozy-lo-ignora/

Texto original en francés:

http://www.ripostelaique.com/Interview-de-Pascal-Lespinasse.html

Print Friendly, PDF & Email
Share

Les commentaires sont fermés.